miércoles, 26 de julio de 2017

TIEMPO DE POSGUERRA. GENTE, AÑOS, VIDA, de Ilya Ehrenburg

TIEMPO DE POSGUERRA. GENTE, AÑOS, VIDA, de Ilya Ehrenburg 

    "En Praga me dieron un automóvil para ir a Núremberg. De nuevo una carretera por la que había pasado la guerra: ruinas, máquinas de guerra, centinelas. Conducíamos despacio, el tráfico era denso: las unidades americanas se retiraban de Chequia occidental.
    Medité en lo que había traído el fascismo a la desdichada Europa: no sólo había destruido las ciudades y exterminado a millones de hombres, sino que había envenenado la conciencia de los supervivientes. La cizaña del fascismo y del nacionalismo había volado muy lejos. Recordé a dos viejos, un húngaro y un rumano, que se pegaban escupiéndose a la cara, cómo los italianos en Rijeka insultaban a los eslovenos, cómo los campesinos de un pueblo alemán cerca de Budapest juraban venganza contra los «malditos húngaros». En Skoplje todas las calles estaban numeradas, como en Nueva York, pero Skopje es una ciudad pequeña; los nombres primero habían sido serbios, luego búlgaros y, por último, los macedonios habían preferido los números, que son neutrales. En Bucarest, en Budapest, los judíos supervivientes habían oído muchas veces decir: «Sucios asquerosos, Hitler os tendría que haber atrapado a todos». Vi a los alemanes de los Sudetes llevando brazaletes blancos en señal de humillación: los vi y sentí lo espantoso que era pagar al fascismo con su misma moneda. Eran pensamientos poco alegres. El conductor me explicó lo que había ocurrido durante la ocupación: «Nos escupieron en el alma»."
Tras derrota en la Segunda Guerra, 860.000 alemanas fueron violadas

No hay comentarios: